Julio 2019

En un plan o una hoja de ruta siempre se ve todo muy fácil. En la realidad cuando tienes planes la vida siempre te da terremotos que destruyen todo sobre lo que creías tener control y te obliga a tomar decisiones y a responder. Este mes de julio fue uno de los más trastornadores de mi vida a nivel personal por cosas que pasaron antes del viaje que cambiaron la dinámica que preveía en mi vida para los siguientes meses, quizás años. Aunque ya hace mas de un año estaba separado este mes me divorcié. Resulté con un régimen de visitas para ver a mi hijo, y él, quién era ya un chico desescolarizado regresó (espero temporalmente) al colegio.

Mi viaje a Brasil se torno imposible, por cien mil causas, por lo que conllevaba, por como se veía, por motivos económicos, por que perdí el viaje, porque compre el pasaje por error a otra ciudad y hasta porque cancelaron el vuelo. No viajar hubiera sido negarme a mí.

Decidí viajar, seguir mi corazón y explorar. Ciertamente no sabia lo que pasaría después, ni lo que pasará este mes, pero el destino me sorprendió, me enseño a confiar.

Tendría muchas reflexiones que hacer, y cien historias que contar, pero quiero compartir una que me inspira el corazón, una historia que empezó y conté mucho desde hace 4 años, una historia que creía terminada, y en donde hasta encontraba un tinte de orgullo de sobreviviente.

Pero antes tengo que decir, que si en una frase tuviera que resumir este viaje, sería esta: Todo se ve diferente según la luz que se le ponga., me lo dijo el sol, me lo dijo el lente, me lo dijo el tiempo, las personas y me lo repitió mi mente (jajajaja, me salió lo poeta).

Yo contaba cómo hace un par de años había entrado por accidente en una Fabella muy peligrosa en Rio de Janeiro junto con Leo, su mamá y mi mamá, y cómo habíamos logrado, con mucha suerte salir de ella sanos y salvos. Esto pasó después de que unos turistas en brasil perdieran la vida por seguir ciegamente a su GPS, que los llevó por un camino mas corto atravesando justamente esta Fabella, salió en las noticias. Yo contaba como vi rostros muy peligrosos y como el alma se nos lleno de miedo ese día, como nos habían bloqueado el camino, y el abismo a un costado, y lo angosta de la via nos hacia preguntar si habría una salida.

Pero hace unos días estando en Rio mi corazón me dijo que quería volver a entrar, sentí confianza y seguridad. No imaginaba lo que me iba a encontrar, solo fui, pero en la entrada uno de los habitantes nos dijo que no entremos. Regresamos unos metros pero de alguna forma queriamos entrar.

Un señor se acerco y nos pregunto para donde íbamos, le dijimos que queríamos entrar a la Fabella y atravesarla, nos dijo que el vivía ahí y se ofreció a recorrerla junto con nosotros, entramos con él, Waçaldi, recuerdo que habían unos 8 niños agrupados vestidos muy humildemente, jugando, de entre 5 y 12 años. Los ví, les sonreí y les hice la mascara de los ojos que ustedes conocen. Todos la copiaron, mostraron las mas hermosas sonrisas de vuelta. Caminamos, vimos las calles, la gente, la pobreza. El señor nos llevó a su casa, una muy pequeña casa de 3 pisos, nos presento a sus nietos de 5 y 6 años y a su hija, nos invito “bolo” (pastel de chocolate) agua y gaseosa. Nos mostró las fotos de su familia, y fuimos a la casa en donde el nació. Recorrimos las pequeñas escaleras y callejones de la comunidad, nos chocamos con mucha gente, con muchas sonrisas, gestos, y miradas profundas. Apretamos manos, abrazamos, jugamos con los niños tirados en el piso.

Sali de ahí feliz, viendo como una historia que considerada terminada se cerro 4 años después. Salí de ahi reafirmandome que los seres humanos siempre tenemos esa necesidad profundad de conexión, de sonreír y de amar, que los prejuicios son solo falsas ilusiones que nos separan y nos alienizan de nuestra naturaleza. Que crean violencia que esta basada en sesgos y falsas premisas. Me mostró que todo cambia con la luz con la que lo ves. Que esa vez no necesitaba miedo, necesitaba sonrisas, amor y confianza.

Y bueno, estuve en el interior de brasil a 7 horas de la ciudad, probé el ayahuasca, caminé en medio de la nada. Manejé 1100 kilometros, vi las mas hermosas estrellas, me subí a un árbol, aprendí algo de capoeira, visite museos, me perdí a la media noche, recibí un golpe de un hombre herido, disfrute de un buen vino, vi a las plantas moverse mas que cualquier animal, olí orquídeas, vi la flor mas grande del mundo, abracé muy fuerte, baile, jugué NINJA! Fui vegano y comí la mejor carne, me bañe con agua helada y con agua hirviendo, tuve que usar baños secos y hacer en el bosque. Me senté en la tierra y ví el rio mas hermoso del mundo. Monté en ferrí, baile cumbia en medio de la gente. Robe limones, y me atraparon robándolos, conseguí huevos. Hable en portugués, portuñol y portenglisñol, invente palabras y lenguajes de señas. Jugue Dixit, dibujé, lloré y ayude a llorar, gane una hermana, dos sobrinos, una madre y un maestro. Vi el más hermoso atardecer en una roca en la que hasta hace 100 años atrás ningún ser humano había podido llegar. Vi a los ojos, me bañe bajo las estrellas, arreglé un calentador de gas, participe en al invención del cachaça sour, facilité. Me «maquillé» con una semilla muy roja, canté en una fogata, vi la luna roja tocar el mar, y mil cosas más.

Visité los siguientes destinos:

  • Cusco, Perú
  • Sao Paolo, Brasil
  • Biapendi, Caxambu, Gamarra, Serra do Papagaio, en Minas Gerais, Brasil
  • Rio de Janeiro y Niteroi, Brasil

Participe de los siguientes talleres / foros / actividades:

  • ALF – Agile Learning Facilitator en Brasil, viviendo en una comunidad autosustentable. 10 días
  • Comencé clases de canto, con una excelente profesora que se aleja de lo técnico y busca ver la expresión vocal como una conexión de cuerpo, mente y espiritu. Muy sensorial y profundo.
  • Hice practicas de dibujo usando la técnica BIKABLO para facilitación grafica.

Realice lectura de

  • El milagro del Mindfulness – Thich Nhat Hanh – 99%

Me siento agradecido por

  • Las sonrisas.
  • El contacto fisico afectuoso y desexualizado entre tantas personas.
  • Los niños.
  • Los paisajes.
  • Las lagrimas.
  • Mi compañera de viaje.
  • La naturaleza.
  • No hablar portugués.
  • A todos porque hicieron este viaje posible.
  • A la madurez que encontré tres días después de regresar que permitió que casi todo con Leo vuelva a lo que debe ser.
  • Por tudo!

Como pude haber desarrollado este mes mejor

  • Escribiendo!
  • Sonriendo más, manteniendo mi estado activo y consciente mas tiempo.
  • Aceptando y disfrutando la realidad, con confianza y seguridad.

Mi plan para el siguiente mes es:

  • Viajare a México para el evento de la empresa, y aprovechar para estar unos días en Cuetzalan.
  • Pediré la visa para USA
  • Leeré y escribiré diario
  • Terminaré el libro de empieza por el por qué y Mide lo que importa. Comenzaré un libro que aún no compro Homo Ludens, sobre la importancia del juego en la cultura y sociedad.

Mi plan de viajes para el resto de año es

  • Agosto (muy poco probable ya) California, USA.
  • Agosto: México: DF, Queretaro.
  • Septiembre: Argentina, Jornadas agiles latinoamericanas. (bajo interés)
  • Septiembre: España, AOC
  • Octubre: Francia, Retiro en Plump Village, una comunidad budista vietnamita en Francia.
  • Noviembre: Veracruz, Mexico, Congreso anual de educación evolucionada – Aagil www.aagil.org – http://agilelearningcenters.org🤘
  • Noviembre: Costa Rica, AOC.
  • Noviembre: Colombia, AOC con Yuri.

Todo se ve diferente según la luz que se le ponga.

Las personas tenemos un lenguaje común intrínseco que nos conecta a un nivel profundo y auténtico.

La sonrisa y la música tienen el poder de cambiar la realidad.

Enfrentarnos con nuestras emociones crudas nos permiten explorar un yo que no ha madurado, porque no lo conocemos y no lo hemos explorado lo suficiente, un yo profundo que necesita nuestro apoyo y compasión.

Perder algo que quieres es duro, pero puedes elegir sufrir, o saberlo dejar ir eligiendo ser feliz en su camino.

Confiar en el proceso, en los tiempos, en que pasa lo que tiene que pasar. Sonreir con la realidad.

Las personas aman y necesitan la autenticidad y la espontaneidad, aman lo profundo en los seres humanos y buscan una conexión profunda y autentica.

Quiero diseñar en mi una personalidad que propicie a las personas sentirse autenticas, espontáneas, seguras. Una personalidad que permita que jueguen y exploren mas allá de los limites de su yo impuesto.

Necesitamos vivir en el presente, siendo consciente de mi unidad con toda la realidad. Contemplar la impermanencia y la ausencia de signo.

La vida te puede sorprender en el más difícil de los momentos con el terremoto más grande. Tomar decisiones es difícil, pero seguir al corazón siempre tiene una gran recomienza, ser tú. Permitirte ser y descubrir quien eres.

Las plantas se mueven en un tiempo diferente al nuestro. Eso no las hace inmóviles.

Tags:
ArnoldRoa.com